Como cada año, este próximo martes celebramos en la Comunidad Valenciana el 9 d’Octubre. La fiesta autonómica y una muy valiosa histórica. Aquí les cuento, algunos de los detalles más importantes de esta festividad, damos un vistazo atrás para recordarlos.

¿Por qué celebramos los Valencianos el 9 d’octubre?

Esta fecha conmemora la entrada a Valencia del rey Jaime I en 1238 durante la conquista de las tierras en poder musulmán. Este rey convirtió Valencia en un reino diferenciado, unido a la Corona de Aragón desde 1239, y a posteriori reconocido mediante la ley de los Fueros de Valencia. En la capital del Turia es una celebración muy arraigada, desde el siglo XIV con Jaime II de Aragón. Pero, en el conjunto de la Comunidad Valenciana, su celebración no ha sido tan fuerte. Se celebró por primera vez en 1976 y años después, el Estatuto la reconoció como fiesta autonómica. La bandera Valenciana conocida por los valencianos como Senyera tiene rango de realeza La bandera valenciana, conocida como la Real Senyera, es la única bandera del mundo que tiene un título igual al de un monarca. Por eso que nunca puede inclinarse ante nadie. Cuando cada año desciende por el balcón del ayuntamiento, el trato es solemne y totalmente vertical. Un título otorgado en 1377 por Pedro II y que hoy todavía la corona de la bandera nos recuerda.

¿Cuándo y por qué se empezó a celebrar la Mocadorà?

Se conoce como el San Valentín valenciano. A mediados del siglo XV se fue incorporando la pólvora a los festejos del 9 d’Octubre. Sin embargo, la llegada de Felipe V tras la Guerra de Sucesión abolió los fueros y la festividad. La respuesta de los valencianos y valencianas fue burlar la prohibición con dulces de mazapán con forma de petardos, frutas y hortalizas. Envueltas en un pañuelo de seda, se les daba a las amadas para celebrar el día, que coincidía con el día de San Dionisio, que se convirtió en el patrón de los enamorados valencianos. Y así hasta hoy. En la actualidad, los pasteleros valencianos preparan miles de figuritas, elaboradas con mazapán, llegando a utilizar más de 50.000 kilos solo para este día. También se distribuyen cientos de pañuelos de seda para envolverlas, como marca la tradición.

¿En qué consiste la procesión cívica de la Senyera?

Cada 9 de octubre se celebra en la mañana la procesión de la Real Senyera. Como símbolo valenciano, se rinde homenaje en una marcha que recorre el centro de la ciudad. La actual data de 1928.Siempre al ritmo de la música, se comienza con la emotiva bajada de la bandera por el balcón del ayuntamiento de Valencia, siempre en vertical y solemnemente. Se pueden escuchar vítores mientras desciende. La bandera es escoltada por un grupo de personas mientras pasea, como si de una miembro de la familia real se tratase. Después, el alcalde de la ciudad y otras personalidades recorren la ciudad llevándola hasta llegar a la estatua del Rey Jaume I. Es así cuando se hace una ofrenda floral al rey conquistador.
VISCA VALENCIA I ELS VALENCIANS. VIVA VALENCIA Y LOS VALENCIANOS. VIVA LAS TRADICIONES Y LA HISTORIA ESPAÑOLA

Receta:
Ingredientes (para unas 30 piezas de 10/15 g cada una)
Almendra blanca molida 200 gr
Azúcar glas 200 gr
Claras de huevo 2 (una para la masa y otra para pintar)

Elaboración:
Mezclamos la almendra molida y el azúcar glas, completamente integrados ambos ingredientes. Batimos muy bien la clara, (no hace falta a punto de nieve) y agregamos la mezcla de almendra y azúcar. Mezclamos hasta que todo este mezclado perfectamente, llegará a un punto en que deberemos sacar la masa del bol, para continuar amasando. Comprobaremos que se convierte en una especie de plastelina muy fácil de manejar. Arrancamos entonces pequeñas porciones de unos 10 ó 15 gramos y las moldeamos formando figuritas o dando el aspecto que queramos que tengan finalmente.
Podemos usar tintes alimenticios. Para simular, frutas, verduras etc Precalentamos el horno a 180ºC Batimos la otra clara de huevo y pintamos con un pincel la superficie de las figuritas, que habremos dispuesto sobre papel de hornear en la bandeja del horno. La introducimos al horno, para que se doren por su superficie, durante 3 minutos aproximadamente. Hay que tener sumo cuidado, porque en unos 3 minutos (máximo 5 minutos, dependiendo de cada horno) deberían estar para sacar. En cuanto veamos que están doradas, las sacamos y las apartamos a un plato frío, para conseguir que se enfríen lo antes posible. 48hs estarán en perfecto estado, después empiezan a endurecerse

Observación: Cuidado se queman con facilidad

Abrir chat